Cómo manejar tus emociones – Prepara tu equipaje emocional

¡No estás sola/o! A veces pasamos por momentos de estrés, ansiedad o desesperación y no sabemos qué hacer, no sabemos como actuar, no sabemos si vamos a poder incluso superar ese momento ¿Te ha pasado? Esto me trae tantas memorias en mi vida y es que hubiese deseado que en esos momentos en los que me sentía sin salida hubiese tenido todo el conocimiento y herramientas que ahora tengo para manejar mis emociones y usarlas a mi favor.

No quiero dejarte sola/o en este viaje y por eso hoy nos vamos a enfocar en este post que te va a ayudar a preparar el mejor equipaje que puedes tener para la vida “tu kit emocional“.

Nota: algo muy importante es que estas herramientas no son para dejarlas olvidadas, son para recordarlas. Por eso, te recomiendo guardar estos apuntes en un cuaderno especial, en donde vas a comenzar a guardar las cosas fundamentales para tu vida.

¿Listo? Aquí comenzamos el viaje.

Comprende que las emociones son información, no etiquetas

Es crucial recordar que las emociones son simplemente información sobre cómo te sientes en un momento dado. No eres una persona enojada, estás sintiendo enojo. Reconocer esto te ayudará a entender mejor tus sentimientos y a aceptarlos tal y como son.

Practica la autocompasión

Permítete hacer cosas que no requieran esfuerzo. No estás solo en esto, así que date un descanso y sé amable contigo mismo. Cultiva la autocompasión al recordarte que eres humano y que mereces amor y comprensión, incluso en tus momentos más difíciles.

Escribe tus pensamientos

Cuando escribes en un diario generas más conciencia sobre tus pensamientos y emociones. Tener un diario diseñado especialmente para este propósito te permite explorar tus pensamientos más profundos, reflexionar sobre tus experiencias y comprender mejor tus emociones. Además, escribir regularmente puede ayudarte a procesar tus sentimientos y encontrar soluciones a los desafíos que enfrentas.

Vístete con tu ropa de entrenamiento

Ponerte la ropa de entrenamiento te ayuda a sentirte inspirado y te motiva a moverte. Incluso si no tienes planes de hacer ejercicio, vestirte con ropa deportiva, te prepara mentalmente para el movimiento y te ayuda a mantenerte activo y enérgico a lo largo del día.

A veces necesitas descansar

No hay nada de malo en necesitar un descanso. A veces, simplemente necesitas recargar energías y relajarte. Aprende a escuchar las señales de tu cuerpo y date permiso para tomar un descanso cuando lo necesites. Ya sea una siesta rápida, unos minutos de meditación o simplemente relajarte en un lugar tranquilo, permite que tu cuerpo y mente se recuperen y se rejuvenezcan.

Practica tus pasatiempos

No siempre necesitas sufrir en silencio. Si es necesario, date un tiempo libre y desconéctate. Permítete tomar un respiro del estrés y las preocupaciones de la vida diaria. Ya sea un día de spa, una escapada de fin de semana o simplemente una tarde de lectura en el parque, tómate el tiempo necesario para cuidar de ti mismo y recargar energías.

Usa afirmaciones

Las afirmaciones pueden ayudarte a reprogramar tu cerebro y cambiar tus patrones de pensamiento negativos. Escribe afirmaciones positivas y poderosas que te empoderen y te llenen de confianza. Coloca las afirmaciones en lugares donde puedas verlas fácilmente, como en tu espejo, tu escritorio o tu teléfono, y repítelas a diario para fortalecer tu mentalidad positiva y tu autoestima.

Estimula tu nervio vago

El nervio vago es el superpoder del cuerpo que ayuda a regular el sistema nervioso y a responder de manera saludable al estrés. Puedes estimular el nervio vago a través de técnicas de respiración profunda, meditación, yoga, masajes abdominales y actividades relajantes como escuchar música suave o practicar la jardinería. Al fortalecer tu nervio vago, puedes mejorar tu respuesta al estrés y cultivar una mayor autocompasión y bienestar emocional.

Crea una lista de gratitud

Practicar la gratitud es una poderosa herramienta para cultivar una mentalidad positiva y enfocarte en las cosas buenas de la vida. Toma unos minutos cada día para escribir una lista de cosas por las que estás agradecido. Pueden ser grandes cosas como el amor de tus seres queridos o pequeños momentos de alegría cotidiana como el aroma de una taza de café por la mañana. Mantén tu lista de gratitud en un lugar visible donde puedas verla con frecuencia, y úsala como recordatorio de las bendiciones y las cosas buenas que te rodean.

Escribe este paquete y colócalo donde puedas verlo fácilmente y recordarlo con facilidad

La información es poder, así que toma el tiempo para escribir este paquete de consejos y colócalo en un lugar donde puedas verlo todos los días. Puede ser en tu escritorio, en la puerta de tu refrigerador o en el espejo de tu baño. De esta manera, tendrás un recordatorio constante de las herramientas y estrategias que puedes utilizar para manejar tus emociones y cuidar de ti mismo en todo momento.

Con este kit emocional en mano, estás preparado para enfrentar cualquier desafío que la vida te presente con confianza y resiliencia. Recuerda que manejar tus emociones es un proceso continuo y que estás en control de tu propia felicidad y bienestar. ¡Adelante y comienza a construir tu vida emocionalmente saludable hoy mismo! 🌟

¡Gracias por leer, un abrazo gigante! ❤️

Angelica Maimone

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *